• soy414

Abraza tu dolor



Hemos aprendido de niños a reprimir nuestras emociones, que se han quedado ocultas y atrapadas en el baúl de nuestros recuerdos, sin la posibilidad de darle atención y liberarlas.


Muchos de nosotros ni siquiera somos conscientes de ellas, ni de cómo nos siguen condicionando en nuestro día a día, llevándonos a sentirnos atacados e injustamente tratados en nuestras relaciones con los demás, al revivir escenas que nos conectan con una vivencia de nuestro pasado, que en su día fue motivo de dolor y/o trauma, y que sigue retenida en nosotros, influenciando nuestra manera de percibir la realidad, activando en nosotros reacciones de huida y/o defensa.


¡¡Emociones que necesitamos atender!!


" Abraza la soberbia que hay en ti, porque detrás de ella hay una niña/o no querido.

Abraza la exigencia que hay en ti, porque detrás de ella, hay una niña/o que no ha sentido amor.

Abraza la "complaciente eterna" que hay en ti porque detrás de ella hay una niña/o rechazado.

Abraza la ira y el enojo que hay en ti, porque detrás de ella hay una niña/o excluido y discriminado.

Abraza la desgana, la apatía, la falta de sentido, porque…detrás de todo esto, esta tu niña/o padeciendo ser quien no es.

Abraza el dolor que hay en ti, porque detrás de él hay una niña/o lastimado”.

Clarissa Pinkola Estés


Es un momento importante en nosotros cuando nos atrevemos a mirar lo que nos duele y nos abrimos a abrazar y cuidar nuestra herida.

Se necesita valor para hacerlo.

Una herida que está en cada uno de nosotros y de la que nadie está libre.

Una herida que nos invita a atender nuestras carencias afectivas y a sanarlas, para alcanzar a estar en paz con nosotros mismos.

Siendo solo así, que podemos liberarnos de los fantasmas del pasado, sentirnos mejor con nosotros mismos y tener mejores relaciones con los demás.

Con cariño

María del Mar

12 vistas

©2020 Escuela Del Despertar / Politica de cookies / Léxico